martes, 22 de julio de 2014

Vacío y oscuridad



Anoche soñé que estaba muerto.
Me rodeaba un vacío absoluto.
Vacío y oscuridad.
Eso era todo.
No había sonido.
No había luz.
Sólo vacío y oscuridad.

Así que esto es la muerte, pensé,
estar aquí solo,
en el centro geométrico del vacío.

Y por extraño que pueda parecer,
no sentí nada, nada, nada de miedo.

(De la serie Diario de un poeta a punto de metamorfosearse)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.