domingo, 28 de octubre de 2012

Más Birras, el grupo más auténtico de la ciudad



Lo recuerdo como si lo estuviera viendo ahora mismo. En una cálida noche de mayo de 1990, sobre el escenario del Teatro de la Axarquía de la ciudad de Córdoba, cuatro tipos con tupé, patillones, y chupas de cuero, tocan sus canciones empapadas de rockabilly, de blues, de soul, de tango, de poesía beatnik y arrabalera, en definitiva, de rockanrol. El grupo se llama Más Birras y proceden de Zaragoza. Su líder, Mauricio Aznar, es un individuo que desde que era un mocoso, toca la guitarra y canta, sin ocultar su pasión por Elvis, por Eddie Cochran, por Gene Vincent, por Chuck Berry, por Carlos Gardel y sobre todo, por Bob Dylan. Aquella noche, en el escenario cordobés, el grupo zaragozano ejercía de telonero de Rosendo Mercado. No pasará a la historia de la música aquella actuación precisamente por el respeto que el púbico demostró hacia Más Birras. La gente, que básicamente había acudido al teatro a ver al ex líder de Leño, empezó a tirar vasos al escenario cuando los aragoneses todavía no habían tocado ni la mitad de su concierto, jodiéndonos a los que estábamos allí para ver, ante todo, a los zaragozanos. Así que los Más Birras se vieron obligados a largarse de allí mucho antes de lo que tenían previsto.
Un par de horas más tarde, mi hermano, otro colega y yo nos topamos con los miembros del grupo en un local de la ciudad donde pinchaban rocanrol. Durante un buen rato, estuvimos bebiendo, charlando y divirtiéndonos con Mauricio Aznar (guitarra y voz), Miguel Mata (bajo), Víctor Jiménez (batería) y Mariano Ballesteros (saxo). Recuerdo sobre todo la amabilidad y la simpatía que demostraron tener, lejos de las actitudes endiosadas de otros músicos de la época. No hay que olvidar que estamos hablando de un momento histórico en que los grupos de rock de este país eran tío famosos que salían con bastante frecuencia tanto en la televisión como en la prensa, incluso un grupo más o menos underground como podían ser los Más Birras.
El grupo Más Birras había nacido en 1984 en Zaragoza. Liderado por un jovencísimo Mauricio Aznar, un músico que, en aquello primero tiempos, bebía directamente de la fuente del primer rockabilly, aunque eso sí, sin olvidar en ningún momento el influjo que papá Dylan había tenido sobre toda la música contemporánea. No pretendo hacer aquí un estudio detallado de la carrera del grupo. Sólo señalar que grabaron, durante todos los años de existencia (la historia se acabó hacia 1993), los siguientes discos: Al este del Moncayo (1987), Otra ronda (1988), La última traición (1990), y Tierra quemada (1992). Discos que contenían un magnífico puñado de temas, algunos de ellos famosos tiempo después en voces de otros músicos, como es el caso de “Apuesta por el r’n’r” o “Voces de tango”, que Enrique Bunbury grabó tanto en su etapa con Héroes del Silencio como en su carrera en solitario.
Pero si hay algo que los Más Birras hacían como nadie eran las versiones de temas ajenos. Desperdigados en su breve discografía hay unas cuantas versiones a cada cual más interesante y bonita. Por ejemplo, “Versos tan dulces como la miel”, incluida en el lp La última traición, que es una versión del tema “Kisses sweeter tan wine”, todo un clásico del country americano. También versionaron el “Summertime blues”, de Eddie Cochran, con el título de “Beber no cura”; también hicieron una espléndida versión del “Mr. Tambourine Man”, de Dylan, con el título de “El hombre del tambor”. Pero no sólo se atrevían con canciones en inglés. Una de las más hermosas versiones de toda su discografía fue “Moliendo café”, del músico venezolano Hugo Blanco.
Para mí, la mejor canción que grabaran los Más Birras, estaba incluida en su segundo disco, el fabuloso Otra ronda, y no es otra que ese extraordinario poema, musicado por Gabriel Sopeña, (el quinto miembro oficioso del grupo) titulado “Cass, la chica más guapa de la ciudad”, basada en el relato homónimo de Charles Bukowski y que, en realidad, era un poema del poeta y filósofo leonés José Luis Rodríguez. La canción narra la historia de Cass, una chica de hermosura simpar, que pisaba la nieve de manera angelical, tarareaba canciones de Dylan, y guiñaba como si recitara poemas. Pero la pobre tuvo muy mala suerte y murió atropellada por el Chevrolet de un repartidor de cocacola, lo que deja a sus numerosos admiradores pesarosos, enviando violetas a direcciones inventadas y suspiernado pro e amor de Cass, la chica más guapa de la ciudad.
Mauricio Aznar murió en 2002, cuando estaba intentado sacar adelante su proyecto Almagato, donde dejaba de lado un poco su gusto por el viejo rock de raíces americanas para profundizar en su pasión por el tango y el folclore argentino. Hoy, desde aquí, recordamos a un músico con el que compartí una bonita noche de cervezas, charla y rocanrol, allá por mayo de 1990 en la ciudad de Córdoba.    

5 comentarios:

  1. Pues que bestias los de Córdoba.

    ResponderEliminar
  2. He leído tu relato de los hechos y no han podido ser mas exactos. Me alegro que sigas teniendo buena memoria.
    Fantástico bar de copas con decoración tan recargada ,ese futbolín .Aún recuerdo esos conciertos con con un par de hermanos, con un par de amigos.
    Saludos desde la soleada " wanssea."

    ResponderEliminar
  3. El nombre del bar era Swing, si la memoria no me falla. ¿Eres el otro colega" en cuestión? Qué buenos ratos, y cuántos conciertos en aquellos años. Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si soy yo el otro colega, me habían comentado de esta página y he comenzado a leerte y he aquí mi sorpresa.
      Me alegro que sigas tan inconformista tan revolucionario y sobre todo que no hayas olvidado de donde vienes .Este último detalle es el que hace a las personas ver el presente con la lucidez necesaria para ser critico y no dejarse conducir junto al redil.
      Puesto que seguirás escribiendo yo te seguiré leyendo.
      Cuenta con un seguidor más.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.