jueves, 14 de diciembre de 2017

Dieta



En las últimas semanas he dejado de consumir televisión. De una manera radical. He cortado por lo sano. Ni siquiera los telediarios. Ahora leo mucho más, escucho más música y voy más al cine. Mi figura se ha estilizado y me siento más ligero, más sano e incluso (si ello es posible) más guapo. Y todo simplemente por seguir a rajatabla los consejos de mi médico. Ah, no hay nada como la vida sana.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

UN DÍA PERFECTO


Dice Lou
que hoy
va a ser
un día perfecto. 


Y yo
siempre
me creo
lo que
dice el viejo Lou.
 

Así
que aquí estoy

preparado
para la perfección. .

domingo, 12 de noviembre de 2017

Sagrario Manrique, poemas que esconden la verdad

Cae en mis manos, estos días, Arderás entre todas las mujeres, el primer libro de poemas de Sagrario Manrique, editado por Amargord Ediciones en su colección “helado de mamey punto verde”. (Aprovecho para hacer un inciso: Amargord Ediciones está publicando hoy por hoy la poesía más arriesgada, más original y más auténtica del estado español y Chema de la Quintana, factótum de la editorial, está dando oportunidad a voces que, de otra manera, tendrían todas las puertas cerradas a cal y canto en el conservador mundo de la poesía española. Dicho queda.)
Pero vayamos a lo que nos interesa, que no es otra cosa que los 27 poemas que conforman Arderás entre todas las mujeres, ópera prima de esta autora aragonesa. Sagrario Manrique es, en mi opinión, una poeta muy original, que bebe de diferentes fuentes (encuentro entre sus versos ecos de autoras contemporáneas como la burgalesa Begoña Abad o la onubense Eva Vaz, entre otras) pero, a la postre, ha sabido imprimir a sus poemas un marcado tono personal.
Se abre este primer libro de Sagrario Manrique con un poema realmente impactante: “La primera vez / que eché un polvo / era casi una niña.”, nos dice su autora en un tono absolutamente confesional. Y este mismo poema termina con estos versos: “Entendí / que estaría sola. / Siempre / Defendiéndome / de los hombres / y de las mujeres.” Toda una declaración de principios.
Los poemas de Sagrario Manrique suenan como gritos desgarradores que brotan de una garganta que se indigna al ver a su alrededor tanta violencia dirigida contra las mujeres, contra las niñas y los niños, violencia que se da no sólo en el ámbito doméstico, sino también en muchas ocasiones en los medios de comunicación, en determinado estamentos políticos, en el ámbito laboral, etc.
La primera cualidad que ha de poseer un libro de poemas para que me atraiga poderosamente (iba a escribir para que me guste, pero reducirlo todo a una cuestión de gustos, sería quedarse sólo en la superficie) es que me zarandee por dentro, que me haga estremecer, que las palabras que contenga, las imágenes, las metáforas, no me dejen indiferente. Lo versos breves –apenas dos o tres palabras cada uno- pero poderosos como una erupción volcánica de Sagrario Manrique poseen esta cualidad. Porque en estos poemas hay pasión y dolor y fuerza y fluidos corporales y denuncia y soledad y miedo y somníferos y amantes marxistas y amor sin sexo y sexo sin amor y músicos de jazz y aspereza y soledad y tristeza y rabia, mucha rabia, rabia a espuertas, entre otras cosas. Y también hay verdad, cantidades ingentes de verdad, una verdad que, nos guste o no, deja un regusto agridulce en el lector o la lectora que se aproxime a ellos.
Básicamente, los poemas de Arderás entre todas las mujeres son de dos tipos. Por un lado están los que coquetean con el realismo sucio, a la manera de una Lorrie Moore o una Amy Hempel, algo que me ha sorprendido y me ha encantado al mismo tiempo. Por otra parte, están aquellos poemas cuya temática gira alrededor de esa lacra social que es la violencia contra la mujer, que no es otra cosa que un tipo de terrorismo de consecuencias devastadoras. Y sin embargo, la autora ha sabido convertir en poesía hechos tan dramáticos, tan duros, tan demoledores como pueden ser el asesinato de una mujer indefensa a manos de quien, una vez, le dijo que la amaba. Y eso es algo que no todos los poetas, ya sean hombres o mujeres, son capaces de hacer.
Si viviésemos en un mundo justo, al final de año, cuando se hacen todas esas listas con los mejores libros de poesía, y se otorgan los premios, este libro estaría en los puestos de cabeza de todas esas listas. Porque es un libro magistral. Porque es un libro sincero. Porque es un libro que emociona. Porque muy poca poesía se va a publicar este año en este país mejor que la que contiene Arderás entre todas las mujeres. Pero como vivimos en un mundo chapucero y cutre, este libro quedará como un secreto dentro de lírica española, mientras que los premios caerán del lado de algún espantapájaros del establishment cultural.

martes, 7 de noviembre de 2017

Políticos en el trullo

Si yo fuera un político profesional (gracias al cielo no lo soy) y alguna vez en mi vida me viera en la tesitura de ir a la cárcel, preferiría mil millones de veces hacerlo por haber intentado un conato secesionista (si ese fuese el caso, entraría en la cárcel con la cabeza bien alta) que por otras razones tales como:
  1. Haber creado una banda terrorista, haber secuestrado y torturado a Segundo Marey, haberse quedado con un pellizquito de los fondos reservados, como hicieron en su momento el Ministro de Interior socialista José Barrionuevo y su mano derecha Rafael Vera.
  2. Haber malversado, cometido cohecho, fraude fiscal y estafa a tutiplén, como fue el caso del ínclito Director de la Guardia Civil, el socialista de toda la vida Luis Roldán.
  3. Haber cometido prevaricación, cohecho, malversación de caudales, apropiación indebida, falsedad documental, tráfico de influencias, blanqueo de capitales, delito fiscal y delito electoral, como fue el caso del que fuera Ministro de Medioambiente, Presidente de las Islas Baleares y amigo íntimo de Iñaki Urdangarín, Jaume Matas.
  4. Haber cometido un delito de malversación y otro de prevaricación, como fue el caso del ultraderechista Juan Hormaechea (ah, me acuerdo de que este pajarito no fue a la jaula, porque recibió un indulto total del Consejo de Ministros, que por aquel entonces presidía, tachín, tachán, Felipe González Márquez. Y ese indulto le llegó ¡¡¡5 días antes de dormir en el trullo!!! Y sí, es cierto, para eso están los amigos.
  5. Haberse gastado cincuenta mil euros en puticlubs y haber abusado de menores, como fue al caso del que fuera concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, el simpar miembro del Partido Popular, Rodrigo de Santos.
  6. Haberse gastado 6.098 euros en llamadas telefónica a una misma mujer, como le pasó al Alcalde del municipio sevillano de Puebla del Río, Julio Álvarez (este tampoco fue a la cárcel porque al final se le bajó la condena de los 3 años que le había impuesto la Audiencia de Sevilla a un año y medio -se ve que tenía buenos amigos en el TSJA-. Repito: No hay nada como tener amigos bien colocados).
  7. Haber cometido múltiples delitos de corrupción y haber beneficiado fraudulentamente con 240.000 euros a una empresa audiovisual cuando presidía el Consell de Mallorca, como pasó con la otrora todopoderosa presidenta de Unió Mallorquina, María Antonia Munar.
  8. Haber cometido fraude reiterado a la Hacienda Pública, como fue el caso del que fuera presidente provincial del PP y de la Diputación Provincial de Castellón, Carlos Fabra (y padre de esa hija sin igual que es Andrea Fabra, que tanto quiere a los pobres de España). Menos mal que en este país no es delito ser un afortunado en el juego porque de lo contrario, Fabra hubiese pasado más años a la sombra que el Conde de Montecristo.
  9. Haber cometido diferentes delitos relacionados con la malversación (esta es una manera fina de decir mangoneo, pero todos entendemos muy bien su significado) , etc., como es el caso de todos los miembros de la famosa “banda de Matas”: José Juan Cardona: consejero con Matas, ex senador, ex diputado y ex presidente del PP de Ibiza y Formentera; Kurt Viaene: ex director general de Industria de Baleares. Antònia Ordinas: exgerente en la Consejería de Industria, ex concejala del PP; Felipe Ferré: ex concejal del PP y empresario. Eugenio Hidalgo: ex alcalde de Andratx del PP; Jaume Massot: ex director general del Territorio con Matas, exjefe de Urbanismo de Andratx:
  10. A esta magra lista de nombres habría que añadir los de Luis Bárcenas, Francisco Granados, Ignacio González et al, acusados todos ellos de algunos de estos delitos: prevaricación, organización criminal, malversación, cohecho, blanqueo, fraude, falsificación documental y corrupción en los negocios. Pero como no han sido condenados en firme, pues pasamos de ellos.