jueves, 31 de julio de 2014

Neoliberal de mes de julio: La familia Pujol



Julio agoniza y como cada mes se reúne el comité de expertos para otorgar el premio al Neoliberal del Mes. En esta ocasión, la reunión ha tenido lugar en la plaza del pueblo, a la sombra de un álamo centenario que escapó indemne a la última remodelación de tan querido espacio público, llevada a cabo por el ayuntamiento.  Tenemos que señalar que este árbol es el único que escapó sano y salvo de los desmanes urbanísticos de nuestros queridísimos concejales de urbanismo, que acabaron sin contemplaciones con todos los demás miembros de su familia. 
Pero vamos a lo que realmente nos interesa. El premio al neoliberal del mes de julio, recae en esta ocasión, no en una sola persona, como venía siendo lo habitual hasta ahora, sino en un grupo. Y es que, tras una breve deliberación, el jurado ha decidido, de manera unánime, otorgar el premio a la familia Pujol.
La portavoz del jurado, la señora Paca, ha indicado, con una amplia sonrisa surcando su rostro, que hubiese sido una tremenda injusticia que la familia Pujol no se hubiese alzado en esta ocasión con tan preciado galardón. Si alguien merece este premio, son ellos.
La verdad, —ha dicho la señora Paca con esa simpatía natural que la caracteriza—, es que esta familia merece este premio como el que más. Y para nosotros hubiese sido francamente complicado elegir entre tan fecunda prole, a un solo miembro, para que se llevara nuestro premio. Qué se lo repartan entre todos, ea, —ha concluido la portavoz con ánimo conciliador.
Entre los méritos esgrimidos por el jurado para concederle este premio a uno de los clanes más importantes no sólo de Cataluña, sino de todo el estado español, y si me apuran de toda Europa, están los mil y un tejemanejes en que están envueltos los hijos de Jordi Pujol y Marta Ferrusola. A saber: Oriol Pujol está imputado en el caso de las ITV; la hija pequeña recibió un piso de protección oficial, según informaba ayer mismo Antena3, de 120 m2, en uno de los sitios más chulos de la ciudad de Barcelona; la propia mujer del ex President de la Generalitat tiene acciones en un montón de empresas, más turbio todo que las aguas del rio Ter; pero tal vez el caso más llamativo sea el del primogénito de quien fuera el hombre más fuerte de Cataluña y uno de los más importantes de este país durante varias décadas. Efectivamente, nos estamos refiriendo al ojito derecho del President, el que lleva su nombre, Jordi Pujol Ferrusola, un tipo nacido para el lujo y el despilfarro o como dicen en mi pueblo, para vivir como un marqués, pero de los de antes. Cochazos de lujo, hermosas casas desperdigadas por todo el mundo, comisiones ilegales, estafas, y cuentas bancarias rebosantes de pasta gansa. Entre el muchacho y su señora esposa, Mercé Gironés Riera, tenían montado un chiringuito financiero que no veas como marea.  No vamos a enumerar todos y cada uno de sus chanchullos porque podríamos estar aquí varias horas escribiendo, pero créanme si les digo que la cosa es de aúpa. De todo esto se deduce que los hijos de Pujol ya eran emprendedores cuando nadie usaba el tan traído y llevado término, porque ser emprendedor, al fin y al cabo, no es otra cosa que sentir una ambición desmedida por el dinero, algo que a estos chicos les encanta.
De cualquier manera, la señora Paca lo ha dejado bien claro. Lo que ha hecho que el jurado se decida por la familia Pujol para concederles este premio en el mes de julio, ha sido la confesión del capo, el molt honorable presidente Pujol, hace unos días. Ya sabéis, lo de la evasión de impuestos y las cuentas en el extranjero y la herencia del padre que le ocultó a su hermana y todo lo demás.
Para terminar, la señora Paca ha dicho: Enhorabuena a la familia Pujol y ojalá que disfruten tanto al recibir este premio como nosotros hemos disfrutado concediéndoselo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.