martes, 15 de julio de 2014

El cantautor chileno Jorge Venegas y "los viejos anarquistas"




Hace unos años escribí un poema titulado Anarquistas. Era mi humilde manera de pagar una deuda con todas esas mujeres y hombres que habían abrazado la causa del anarquismo desde sus inicios, aquellas mujeres y hombres que en distintos lugares habían luchado fieramente por conseguir mejoras laborales durante muchas décadas, aquellas mujeres y hombres que plantaron cara al fascismo en España y otros lugares del mundo, aquellas mujeres y hombres que siempre, bajo cualquier circunstancia, estuvieron del lado de la libertad del ser humano. Tras varias reescrituras, la versión definitiva de aquel poema acabó titulándose Los viejos anarquistas y acabó formando parte de mi libro El llanto, la sangre, el fuego (Poemas y relatos de la memoria), publicado en el año 2012 por la pequeña editorial granadina Alhulia, un libro que tantas y tantas satisfacciones me ha ido proporcionando desde su publicación hasta el mismo día de hoy.
Ahora recibo desde Chile otra gran satisfacción. Mi amigo, el trovador, cantautor, poeta del verso musicado y heredero de la tradición de voces magistrales como la de los grandísimos Víctor Jara, Atahualpa Yupanqui o el norteamericano Woody Guthrie, le ha puesto música y ha convertido en canción mi poema Los viejos anarquistas.
No es la primera vez que Jorge Venegas pone música a mis palabras. Y con toda seguridad, tampoco será la última. Ya lo hizo hace algún tiempo con otro de mis poemas, Esta máquina mata fascistas, un poema incluido también en El llanto, la sangre, el fuego, y con el que yo traté de reivindicar la memoria del gran cantautor estadounidense, comunista, Woody Guthrie, que durante la gran depresión iba, por los campos petrolíferos, por las fincas donde se recolectaba la fruta en California, cantando a los trabajadores, hablándoles de sus derechos, y en cuya guitarra estaba escrita la frase this machine kills fascists (esta máquina mata fascistas). Woody Guthrie fue el autor de uno de los grandes himnos de la música folk mundial: "This land is my land" ("Esta tierra es mi tierra") y por esa canción pasará a la historia de la música, aunque por supuesto, hay muchas más.  
En cuanto a Jorge Venegas, tengo que decir que es uno de los más importantes cantautores chilenos contemporáneos, con una longeva carrera discográfica a sus espaldas, tanto en solitario como con el Dúo Semilla, que incluye canciones como El flaco, Tatiana en el viento, Maestro de primaveras, y un larguísimo etcétera. Durante más de tres décadas Jorge ha ido dejando sus cantos de vida y esperanza, en universidades y sedes sindicales, en las sedes de organizaciones de derechos humanos, en las asociaciones de vecinos, etc., sin olvidar jamás de dónde viene y hacia dónde va, sin olvidar jamás que él es solamente un eslabón más en una inmensa cadena que recorre el continente americano de sur a norte, poniendo su voz y su sabiduría ancestral siempre del lado de los débiles, siempre del lado de los más necesitados, siempre oponiéndose, con todas sus fuerzas a la injusticia y a la tiranía, siempre plantando cara al imperialismo y al neoliberalismo en sus múltiples facetas.
Dejo un enlace a la canción Los viejos anarquistas y otro al último álbum de Jorge Venegas, La máquina matafascistas , su homenaje particular al gran Woody Guthrie, con algunas de las canciones míticas de su repertorio, para que, quien lo desee, pueda disfrutar de la música, las palabras y la maravillosa voz de un grande de la canción de autor en castellano: Jorge Venegas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.