domingo, 27 de julio de 2014

Coto privado de caza



Leer una novela o escuchar una canción,
pensar un poema o tomar un café,
salir a dar un paseo o a practicar deporte,
quedar con los amigos o hacer el amor.
Cualquier cosa que hago, en estos días infames,
en los que uno de los ejércitos más poderosos
de la historia de la humanidad,
asesina de manera indiscriminada e impune
a niñas y niños, a mujeres y a hombres inocentes,
en un coto privado de caza
al que llaman la Franja de Gaza,
mientras que los gobiernos de los países
que se autodenomina civilizados y democráticos
miran con cobardía y disimulo hacia otra parte,
me resulta una absoluta frivolidad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.