miércoles, 1 de octubre de 2014

Soleá



Que a la noche yo le temo
más que a una vara verde
y es que no puedo dormir
sin entre mis brazos tenerte.
Yo tengo una pena grande 
que me vuelve loco a mí
que es mirarte a los ojitos
y derretirme por ti.

La vida me está matando,
así no se puede vivir,
porque tú con tu desprecio,
primita mía, me haces sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.