miércoles, 6 de mayo de 2015

Susanita tiene un marrón




No hace falta tener un máster en Administración de Empresas por la Universidad de Berkeley,  para darse cuenta de que Susana Diaz, la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, tiene encima un gran marrón. Y es que si nada lo remedia, y todos los indicios parecen indicar que nada lo va a remediar, los andaluces vamos a tener que volver a votar por segunda vez en menos de tres meses para elegir un nuevo parlamento autonómico.
Refresquemos un poco la memoria para ver cómo esta mujer ha llegado al callejón sin salida en el que, a día de hoy, se encuentra. Como todos sabéis, Susana Díaz, que había sido la mano derecha de José Antonio Griñán y su Consejera de Presidencia, lo sustituyó al frente del gobierno andaluz a comienzos de septiembre de 2013. Para ello contó con 58 votos: los 47 votos de su grupo, el socialista, más once de Izquierda Unida —Gordillo se ausentó de la votación para no tener que votar— por aquellos tiempos socio de gobierno del PSOE en Andalucía. El romance con IU, plagado de enfrentamientos y tirones de orejas por parte de la presidenta, duró hasta el pasado 25 de enero, día en que Díaz anunció el fin del pacto “de izquierdas”, como a todos los implicados les gustaba denominar al asunto.  Como suele ocurrir en estos casos, cada uno cuenta la feria según le haya ido. Lo que está claro es que Susana tenía una fuerte mayoría en el parlamento andaluz y que su ruptura con IU la dejaba en una posición cuya única salida era la convocatoria de nuevas elecciones.  
El día 22 de marzo se celebraron dichas elecciones con el resultado que todos conocemos: PSOE, 47 diputados; PP, 30; PODEMOS, 15; Ciudadanos, 9 e Izquierda Unida, 5. Aunque la noche electoral, tanto Susana como la plana mayor de los socialistas, se mostraron exultantes con el resultado de las urnas, estaba claro que aquella victoria iba a ser una amarga victoria. El reloj no había marcado ni la medianoche y los portavoces de cada uno de los grupos que se sentarían en el parlamento ya habían dejado ver por dónde irían los tiros. Moreno Bonilla, líder del PP andaluz, dijo desde el minuto cero que en la sesión de investidura votarían en contra de que la lideresa socialista fuese presidenta. Podemos no se cerró en banda, pero Teresa Rodríguez, la candidata podemista, puso tres condiciones ineludibles para apoyar a Susana: que Chaves y Griñán abandonaran sus escaños como senadores en representación de la comunidad autónoma, que la Junta de Andalucía no “trabaje” con los bancos que desahucian y que haya una reducción drástica en el número de cargos de confianza de la administración andaluza para que esos sueldos se destinen a la educación y la sanidad públicas. Lo mismo ocurrió con Ciudadanos, que marcaron unas líneas rojas para poder apoyar a la candidata socialista a dirigir la Junta; entre otros puntos, también contemplaban el abandono de la política activa de Chaves y Griñán, así como una serie de medidas para combatir la corrupción y otras para regenerar la democracia. Izquierda Unida, por su parte, escarmentados y dolidos por la traición experimentada en sus propias carnes, anunció que, pasara lo que pasara, ellos, esta vez, estarían en contra.    
Imagino que durante las semanas que han transcurrido desde que se celebraran las elecciones, las reuniones entre los socialistas y los demás grupos con representación en el parlamento, habrán sido numerosas, sobre todo como Podemos y con Ciudadanos, cuyo apoyo, a priori, podría permitir la investidura de Susana Díaz. Ya sabemos que en la primera votación, celebrada el martes 5 de mayo, la candidata socialista no contó más que con el apoyo de sus 47 diputados, cuando necesitaba mayoría absoluta, que en Andalucía es de 55, para ser presidenta. El próximo viernes tendrá lugar la segunda votación, en la que ya sólo sería necesaria mayoría simple, es decir, Susana Díaz podría ser presidenta con el voto favorable de sus 47 diputados, siempre y cuando se abstuvieran los 15 de Podemos y/o los 30 del PP o si los 9 de Ciudadanos votaran a favor. Sin embargo, cualquiera de estas posibilidades, como digo, en estos momentos, es casi ciencia ficción.
Y es que a día de hoy, nadie quiere hacer ningún movimiento que lo ponga a los pies de los caballos. Sería de imbéciles obviar las elecciones municipales del día 24, en la que todos se juegan mucho. El PP, una gran parte de su poder municipal en Andalucía; Podemos, su credibilidad como fuerza regeneradora e ilusionante y Ciudadanos, su ser o no ser en el nuevo tablero político. Mientras tanto Susana se queja de que todos los demás actúan por “tacticismo y oportunismo”, pero está claro que fue ella la que tiró la primera piedra, llevando a Andalucía a una encrucijada en la que, a corto plazo, no se vislumbra más salida que la convocatoria de nuevas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.