viernes, 18 de abril de 2014

Rafael Calero supone Juan Pardo Vidal



Anoche, antes de dormirme, estuve leyendo el poema de Juan Pardo Vidal incluido en la antología En legítima defensa. Poetas en tiempos de crisis. El poema, que se titula “Carta de un emigrante desde Tokio o reflexión sobre la materia oscura” viene a decir, si es que yo, que a veces soy muy obtuso para esto de la poesía, lo he comprendido en toda su inmensidad, que da igual dónde estemos, en Tokio, en Almería o en Salobreña, que ese no es más que el escenario y la procesión va por dentro y que al final, ya sea en Tokio, en Almería o en Salobreña, “la tristeza es anterior al big bang / la tristeza es materia oscura / la soledad es culpa de la materia oscura.” Convendrás conmigo en que se puede decir más alto e incluso se puede decir más claro, pero lo que no se puede decir es de una manera más hermosa. Así que esta mañana me he levantado con más ganas de Pardo Vidal y me he puesto a buscar entre mis libros Poesía para insensibles, el primer poemario de Juan Pardo Vidal. Fue un regalo de una amiga y sabía que tenía que estar por allí. Mientras lo buscaba en el maremágnum que es mi biblioteca, todo caos y desorden y libros que están cuando no se les necesita pero que jamás aparecen cuando los llamas, he pensado que no tenía ni idea de cómo era Pardo Vidal, así que he sentido el impulso de buscar su imagen en internet y cuando he conectado el ordenador y he abierto la página de google para iniciar la búsqueda, se me ha venido a la mente el extraño caso de Albert Pla y José María Fonollosa y de aquel disco que el irreverente cantautor catalán dedicó a los poemas del olvidado/desconocido poeta catalán, titulado Albert Pla supones Fonollosa, en el que Albert Pla hacía precisamente eso, suponer, inventar, imaginar, a la persona, al hombre que fue Fonollosa, dedicándose exclusivamente a los versos del poeta Fonollosa. Y he pensado que probablemente esa es la mejor manera de acercarse a la obra de cualquier autor, en este caso concreto a la de Pardo Vidal, tan sólo imaginando, inventado, suponiendo a este poeta, dejando a un lado todo lo que no sean sus versos. Y entonces he pasado de buscar la imagen del poeta porque, como le ocurrió a Albert Pla, prefiero perderme entre los versos de su libro, ignorando todo lo demás.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.