viernes, 25 de abril de 2014

Días de óxido

Estos días,
inmóviles,
incoherentes,
locos de atar,
no pasan
en fila
de a uno.
Se amontonan
como coches
en el desguace,
completamente
inútiles.

Estos días,
intranquilos,
taciturnos,
agonizantes,
tejen miedos
con hilo
de cristal,
graznan con voz
de cuervo herido.

Estos días
que deliran,
que se atragantan,
que se desdibujan,
se revisten
de una tristeza
antigua y nocturna,
como el insomnio
de los ancianos.

Estos días.
Los días
del óxido
en la piel.

(Este poema incluido en la antología En legítima defensa. Poetas contra la crisis, Bartleby Editores, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.