martes, 11 de marzo de 2014

Asesinos de razones y de vidas



Asesinos de razones y de vidas
Lluis Llach

Hoy
la pequeña Patricia
no va a tomarse
un biberón caliente
antes de acostarse,
ni despertará a sus padres
de madrugada,
ni llorará cuando una pesadilla
la asuste.

Tampoco
va a pintar con ceras
un gran sol amarillo
en el azul del cielo,
ni jugará en el recreo con sus amigos,
ni se comerá un pastel de chocolate.

La pequeña Patricia no verá
los dibujos animados
esta tarde,
ni estrenará un vestido nuevo.

Nunca le dirá a nadie
te amo,      
me gustan tus ojos,
quédate esta noche conmigo.

Jamás besará unos labios rojos,
jamás rozará un cuerpo desnudo
con las yemas de sus dedos,
jamás hará el amor al caer la tarde.

Me pregunto
qué harán
hoy
los asesinos
de razones
y de vidas.


La mañana del 11 de marzo de 2004 tuvo lugar en Madrid el atentado terrorista más terrible que se recuerda en nuestro país. Perdieron la vida 192 personas, y decenas fueron heridas. Una de esas 192 vidas que quedaron truncadas para siempre fue la de la pequeña Patricia, una niña polaca de siete meses de edad que murió en Atocha, junto con su padre. Su madre logró sobrevivir. Este poema está dedicado a ellos.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.