jueves, 1 de enero de 2015

Derrotar al sistema



Me clavó
su mirada
ardiente
en los ojos
y me dijo:
déjalo ya, 
nadie puede
derrotar
al sistema.
Y tú no vas
a ser la excepción. 
Tal vez
tengas razón,
contesté,
pero déjame
al menos
que lo intente.
Sólo así sabré
que el sistema
es del todo
invencible. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.