jueves, 29 de mayo de 2014

El neoliberal del mes



Queridas amigas y amigos:
A partir de este mes, voy a otorgarle a un personaje público el premio a neoliberal del mes. Indudablemente, el premio se lo llevará la persona que durante un mes, haga más en favor del neoliberalismo, ese sistema financiero que pergeñaron las meninges (podridas) del economista Milton Freeman y que está cubriendo de espesa mierda nuestro país.
Y ya, sin más dilaciones, paso a anunciaros lo que todos vosotros estáis ansiosos por conocer, el nombre del primer ganador del premio “Neoliberal del mes”.
Señoras y señores, ladies and gentlemen, el ganador de la primera edición de los premios "Neoliberal de mes", es, el ínclito, el exceso, el conspicuo, el miembro del Consejo de Administración de Gas Natural, el hombre de los mil y un sueldos, el genio de los bonsáis, don Felipe González Márquez, ese siniestro personaje que dirigió los destinos de esta nación, entre 1982, año de la victoria triunfal, y 1996, año de la dulce derrota.
A pesar de que la terna final que optaba al premio era francamente importante, el ex presidente del gobierno por el PSOE ha vencido en la última ronda de votaciones. Y es que el señor González (por favor, no confundir con el Señor X) ha hecho méritos más que sobrados para alzarse con este laudable galardón. Veamos.
A su favor están, sin duda, sus recientes declaraciones sobre la gran coalición PP-PSOE, para que, tras las próximas elecciones generales, dirija los destinos de la pobre España. Según González, lo que de verdad necesita este país es que los dos grandes partidos se unan en un gran equipo, y se dejen de tirar los trastos a la cabeza, y formen un gobierno de concentración nacional que acabe de una vez por todas con lo poco que queda del estado de bienestar, siguiendo el modelo alemán. Y aunque aún no se ha manifestado al respecto, porque no ha tenido tiempo, ya que estaba muy ocupado contando las ganancias del mes de mayo, estamos seguros de que Emilio Botín comparte esta magna idea.  
Pero mientras llega esa gran coalición entre las dos grandes fuerzas neoliberales españolas, el que fuera el hombre más importante de este país durante gran parte de la década de los ochenta y de los noventa, se entretiene haciendo declaraciones como las que ha hecho recientemente sobre Podemos y su éxito en las elecciones europeas. Al parecer, González se ha sentido un pelín mosqueado porque se le considere un “hombre de la casta”. ¡Él, que tanto ha hecho por este país, que nos dio las becas y las pagas no contributivas, y puso en marcha el sistema nacional de salud, y la escuela privada-concertada, y así se lo pagamos! ¡Qué ingratos somos los españoles, copón! Así que ha decidido sacar la artillería pesada y ha declarado en un foro llamado “Democracia sin política” (toma ya): “Una alternativa bolivariana para España y para Europa sería una catástrofe sin paliativos.”
Parece ser que Felipe González no se ha enterado todavía de cómo en Venezuela, Uruguay, Bolivia o Ecuador, se han reducido drásticamente los índices de pobreza en los últimos años, cuando han llegado al poder esos gobiernos que él, despectivamente, califica de “regresivos”, mientras que en España, sin ir más lejos, siguiendo los dictados del FMI, del BCE, de la OCDE y de los demás organismos neoliberales que tanto le gustan a él, cada día hay más pobreza, sobre todo entre los niños. Está claro que al insigne socialista lo que le ponía de verdad eran los gobiernos “vanguardistas” como el de sus amigos Carlos Andrés Pérez, Calos Saúl Menem o Carlos Salinas de Gortari, tres preclaros hombres del neoliberalismo hispanoamericano, que robaban a los pobres para repartirlo entre los multimillonarios.      
El jurado, a la hora de otorgarle el premio a Felipe González ha tenido en cuenta, no sólo estas declaraciones recientes, que también. Por supuesto, no queremos ni podemos olvidarnos de las grandes contribuciones del líder socialdemócrata a algunos asuntos de vital importancia en la sociedad española, como la corrupción en sus múltiples facetas, la guerra sucia contra el terrorismo, las torturas en las cárceles, las reformas laborales que dejaron con el culo al aire a cientos de miles de trabajadores, las reconversiones industriales, la financiación ilegal de su partido, etc., etc.   
Enhorabuena, Señor González, por ser nuestro primer Neoliberal del mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.