domingo, 8 de noviembre de 2015

Yo estuve allí: Juan Perro en Granada.



Hay conciertos en los que uno puede decir con orgullo y con alegría “yo estuve allí”. Eso es lo que ocurrió anoche con el concierto que Juan Perro ofreció en el Teatro Isabel la Católica de Granada. Santiago Auserón, voz y guitarra, Joan Vinyals, guitarra, y Gabriel Amargant, clarinete y saxofón, ofrecieron una actuación de las que hacen historia y quedan grabadas en la memoria de los que tuvieron la suerte de asistir al concierto, durante mucho, mucho tiempo.
El doctor Auserón venía con ganas de fiesta, de devolver al público que abarrotaba el teatro todo el cariño, el respeto y la pasión que le demuestra. Empezó la noche con “Río negro”, el tema que daba título al último disco del zaragozano, y durante dos horas y media, los tres músicos fueron desgranando canciones de todos los discos de Juan Perro, excepto de Mr Hambre: “El viajero”, “Perla oscura”, “Fonda de Dolores”, “Obstinado en mi error”, “Señora de mar”, Reina Zulú”, Pies en el barro, “Perro flaco”, “El mirlo del pruno” o “No más lágrimas” sonaron de maravilla en esas nuevas versiones donde la guitarra se vuelve omnipresente y el saxo o el clarinete dan un toque de elegancia marca de la casa. También hubo ocasión de presentar cinco temas nuevos: En la frontera, Ámbar, Los inadaptados, Luz de mis huesos o Caetano, una preciosa balada dedicada al genial cantautor brasileño, de quien por cierto, los Radio Futura ya versionaron aquel maravilloso “Tierra”. Estos nuevos temas no hicieron sino abrir el apetito mientras esperamos nuevo trabajo de este grandísimo artista.
Santiago Auserón demostró anoche en Granada que el escenario no tiene secretos para él. De hecho, es el hábitat natural de ese Perro que, unas veces mira a la parte hispana de América, y otras dirige su mirada a la zona norte del continente americano. Eso sí, absolutamente todas las influencias están filtradas por el personalísimo punto de vista de un compositor sin parangón en la música de este país. Si a esto le añadimos unas gotitas de su carisma, el éxito, como ocurrió anoche en Granada, está asegurado. Y es que Auserón domina a la perfección el escenario. Sabe jugar con los tiempos, bromea con el público, y se muestra locuaz, contando divertidas historias a modo de introducción, en las que invoca al espíritu de Louis Amstrong, de Benny Moré o de Duke Ellington, y con las que consigue meterse al público en el bolsillo. Y es que, se mire por donde se mire, Santiago es mucho Santiago.  
Y como es natural, no podía acabar el concierto sin recordar a Radio Futura, la banda más importante que ha dado la música de este país. Semilla negra fue el tema que Juan Perro eligió para poner el punto final a una  noche mágica, una noche en la que el rock, el son, el blues, el jazz, la poesía y el humor nos hicieron sentir la alegría de estar allí, viviendo un momento único, sentados en una butaca del teatro Isabel la Católica, viendo al artista más grande de la música española: Santiago Auserón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.