sábado, 1 de agosto de 2015

Un sonido incesante y con un poderío lleno de melancolía



… en ese momento estaba escuchando una sensacional versión de Patricia grabada tres décadas atrás en un club de Croydon, Inglaterra, por la época en que Pepper regresó a los escenarios después de los años de adicción a la heroína y las estancias en la cárcel. (…) La canción era perfecta, el saxofón era perfecto, la interacción y comunicación entre Pepper y sus tres compañeros de grupo era tan perfecta y orquestada como el movimiento acompasado de sus dedos.
Michael Connelly, La caja negra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.