miércoles, 19 de agosto de 2015

Mis manos




Mis manos son grandes.
A veces suaves, a veces muy ásperas.
Mis manos conocen miles de historias,
pero guardan silencio, ¡son tan discretas!
Mis manos son tan aburridas,  
(no van a ninguna fiesta).
Mis manos aprecian la diferencia,
aunque a veces se confunden.
¡Pobres manos mías! ¡Son tan tontas!
Mis manos están hechas de hueso,
sangre, piel y rabia
y les gusta jugar con el significado
de las palabras.
Mis manos son muy amigas de sus amigos
y, a veces, escriben poemas
y se divierten jugando a los dados
y disfrutan empapándose de lluvia.

Mis manos.
Como autopistas en la noche.
Como alas de mariposa.
Como piezas de un rompecabezas.

Mis manos van desnudas por mi casa.
Mis manos, a veces, resultan inútiles.
¡No sirven para nada!
Mis manos están enamoradas.
Mis manos no invierten en bolsa.
Mis manos no son inocentes.
Mis manos no han ganado jamás un óscar.
Mis manos son muy putas.
Mis manos se empeñan en seguir adelante.
Mis manos son rojas.
Mis manos,
hiperbólicas y vehementes,
solitarias y serenas.

Mis manos. Manos de hombre. Estas manos.

(Poemas de destrucción masiva, Editorial Alhulia, 2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.