martes, 7 de abril de 2015

La rosa negra de la Calle 52



A Billie Holiday, en el centenario de su nacimiento

Tragedia y dolor rezuman  por cada poro de tu piel. Tu voz es un veneno mortal que recorre tu garganta. Fugitiva de mil derrotas, adicta a todas las adicciones, demostraste que lo divino puede habitar entre los mortales. Y los dioses, rencorosos, incapaces de soportar tanta belleza, jamás te lo perdonaron. Ante el micrófono, dos gardenias en el pelo, una princesa majestuosa, pasional, desgarrada. Extraño fruto, del color de la muerte y el sabor de la sangre, nadie cantaba el blues como tú, porque el blues no es nada más que un dolor en tu corazón, un dolor que tú conocías muy bien.
(La mirada del jazz, Editorial Alhulia, 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.