martes, 14 de abril de 2015

14 de abril




Abril es un mes mágico. Después de un largo invierno, lleno de frío y de lluvia, comienzan a florecer las rosas, las margaritas y las azucenas, los narcisos y los jacintos, los tulipanes y los cerezos, y también lo hace la República, con sus tonalidades rojas, amarillas y moradas y sus palabras hermosas: libertad, igualdad, fraternidad. Palabras que el viento se encarga de esparcir por los cuatro puntos cardinales y van perfumando con su aroma dulzón el cielo azul y límpido.
En abril todo se llena de color. Y las mujeres y los hombres, trabajadores de todas las clases, se echan a las calles de manera espontánea, con entusiasmo desmedido, y comparten su pan y su vino y sus cantos subversivos, alegres y contagiosos y se lanzan vivas a la vida y mueras al rey y se baila y se bebe y las orquestas tocan himnos festivos y obreros y viejos republicanos con trajes raídos por mil batallas perdidas izan la bandera tricolor en mástiles improvisados.   
En abril todo se llena de República. Y los poetas salen a las calles en tropel, a cantar sus versos, a compartir sus rimas, a regalar sus metáforas y Antonio Machado y Rafael Alberti y Federico García Lorca y Luis Cernuda y Miguel Hernández y León Felipe y Emilio Prados y Juan Ramón Jiménez y Pedro Salinas y muchos otros, hoy martes 14 de abril de 1931, están exuberantes, felices, pletóricos y qué lejos quedan hoy, en este día rebosante de esperanza, Colliure, Roma, el Barranco de Víznar, Ciudad de México, la cárcel de Alicante o Boston. Qué lejos, hoy, el dolor y la muerte.  Qué cerca, hoy, la vida.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.