lunes, 29 de abril de 2013

Profeta en mi tierra



Yo no sé si soy profeta

en mi tierra o no.

Lo que sí sé, 

es que en mi pueblo

hay mucha gente

que me aprecia

y me respeta.

Y esto lo sé

porque muchos de ellos

así me lo dicen

cuando se presenta la ocasión.

Pero también sé

que hay otros muchos 

a los que no les gusta

lo que escribo,

también sé que hay muchos otros

a los que mis opiniones

les molestan profundamente.

Incluso me atrevería a decir

que hay gente que me odia

aunque nunca me lo hayan dicho,

al menos a la cara,

y lo sé porque a esta gente

le resulta imposible ocultar

el extraño brillo

del odio

en sus pupilas

al cruzarnos por la calle.

5 comentarios:

  1. La lectura de poemas? Sí, estuvo muiy bien. Nos vemos el día 25 en la presentación de tu libro. Salud

    ResponderEliminar
  2. Quizás no es odio Rafa, el extraño brillo en los ojos puede obedecer en los hombres inseguros a un reflejo de la turbación y desconciero de mirar a unos ojos sinceros.
    Un abrazo desde en nordeste.

    ResponderEliminar
  3. Podría ser, amigo, podría ser. Otro abrazo para ti. Salud

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.