miércoles, 7 de diciembre de 2016

Ángel Coello Infantes, anteponiendo lo colectivo a lo privado

Hace unos días un amigo al que encontré por Salobreña me dijo que Ángel Coello iba a dejar de ser concejal en el ayuntamiento de Salobreña. Ahora, al regresar de mi pueblo de pasar estos días de puente, me entero por internet que ayer, 5 de diciembre, Ángel hizo firme su renuncia a su acta de concejal en el ayuntamiento de Salobreña después de 15 años como representante municipal por el grupo de Izquierda Unida.
No quiero dejar pasar esta ocasión para escribir un breve texto de agradecimiento a mi amigo, a mi camarada, a una persona por la que siento un profundo respeto y un gran cariño como luchador y como ser humano.
He tenido la inmensa fortuna de compartir muchos (y buenos momentos) con Ángel, con Isidoro, con Katy, con Encarna, al igual que con otras personas cercanas a ellos de Izquierda Unida de Salobreña y sólo puedo decir que ojalá el mundo estuviese lleno de gente como Ángel y como ellos. Y es que Ángel Coello es una de las personas más generosas de cuantas he conocido en mi vida, y eso que uno ya va para viejo.
Tuve ocasión de trabajar codo con codo con él durante la campaña electoral para las elecciones municipales de 2007, ya que yo formaba parte de aquella candidatura de IU al ayuntamiento de Salobreña. Y tengo que decir que Ángel es un trabajador incansable. Siempre estaba dispuesto a trabajar un poco más, siempre estaba preparado para cuando alguien le pidiera ayuda, siempre decía que sí, y jamás lo escuché negarle a alguien, por muy lejano que estuviese ideológicamente de nuestro proyecto, su ayuda o su apoyo, si lo necesitaba.
Y es que este comunista militante siempre está en el lado correcto de la barricada. Siempre junto a los necesitados, junto a los débiles, junto a los que necesitan que se les eche una mano, junto a los desahuciados del sistema, junto a los parados, alzando su voz contra las injusticias, peleando a la contra, intentado hacer de este mundo un lugar mucho más agradable para todos, más hermoso, más justo y más social.
Todos los que conocemos a Ángel, todas las mujeres y hombres que hemos tenido la suerte de compartir este tiempo de lucha con él, sabemos que es un militante cabal, honesto hasta la médula, sincero, incansable luchador, y que su nivel de compromiso con su ideología y con el ser humano es a prueba de bombas.
Tras tres legislaturas como concejal y, tras lo que supongo habrá conllevado una profunda reflexión por su parte, ha llegado para él el momento de dejar paso a otras compañeras y compañeros, otras personas que, con toda seguridad, tratarán de hacerlo también como lo ha hecho él.
Y yo quiero, desde aquí, darle las gracias, por tantas y tantas cosas, por tantos momentos compartidos; por estar siempre ahí, anteponiendo siempre, lo colectivo a lo privado, lo que es de todos a lo suyo propio, por estar siempre al pie del cañón, con una sonrisa en el rostro. Gracias por ser como es, por hervirle la sangre cuando ve una injusticia, por ser un insumiso ante el asqueroso sistema capitalista y neoliberal
Ángel deja de ser concejal, pero no deja la militancia, ni el combate, porque eso sólo lo dejará el día de su muerte. Y ese día espero que tarde muchos, muchos años en llegar.
Salud, compañero y ya sabes, ¡Hasta la victoria, siempre!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.