sábado, 12 de marzo de 2016

Imsomnio



En las últimas semanas, estoy viviendo como Teresa de Jesús, sin vivir en mí. Esta noche pasada, sin ir más lejos, apenas he dormido un par de horas. Y es que la incertidumbre de que este país no tenga gobierno me está matando. Me despierto por las noches angustiado, un sudor gélido cubre mi cuerpo como una segunda piel. Y tirito, y me dan ganas de llorar, y me duele el estómago. Por favor, que alguien haga algo. Que mis nervios se van a la mierda. Que elijan a un presidente, aunque sea el más tonto del Congreso.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.