martes, 22 de octubre de 2013

Zapatero



El pasado domingo el ex presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, tras una ausencia prolongada de varios meses, volvió a aparecer en la pantalla de mi televisor. Confieso mi ignorancia. No tenía ni idea de que iba a ser entrevistado en el programa de Ana Pastor. Así que me llevé una sorpresa. Desagradable, pero sorpresa al fin y al cabo. Pensaba que tras todos estos meses sin verle la jeta, se me habría pasado la mala leche, el rencor y el odio que sentía por él. Pero que va. Nada más lejos de la realidad. Juro por la salud de Emilio Botín que intenté ver lo que quedaba de entrevista, pero no fui capaz de tragarme más de cinco minutos. Sus tonterías, sus ademanes, su sonrisa de imbécil metido a líder nacional me siguen provocando una profunda irritación. Además, ahora va por el mundo de ex comprensible y buen rollista. Dice que comprende a Rajoy y sus recortes, pero que no nos preocupemos, que de este mogollón, el estado del bienestar saldrá más reforzado, más fuerte. Que los socialistas estarán ahí para que las cosas sean así. Como dicen en mi pueblo: no es más tonto porque no se entrena.

2 comentarios:

  1. Bueno, al final Zapatero puede resultar hasta inofensivo, a pesar de sus dos desastrosa legislaturas (sobre todo la última), el que da grima de verdad es el tonto de Aznar en su nueva faceta de salvador de la patria, este como dicen en mi pueblo que también es el tuyo: es tonto, pero con mala leche.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo. ese tiene más peligro que una bomba atómica.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.